Smart University, el CPD para la educación del futuro

La evolución digital y de internet lo ha inundado todo, la educación, la forma en la que las personas se relacionan con la información está en constante evolución y cambio. La era IoT (Internet of Things) es el presente y el futuro; estamos constantemente generando nueva información como jamás en la historia había sido posible.

Los centros de educación como las universidades necesitan contar con infraestructuras de Data Center completamente equipadas para poder abastecer la constante demanda de potencia de cálculo, información y recursos: alumnos, profesores, proyectos de investigación etc. Vivimos en un mundo cada vez más conectado entre las personas y con el mundo, la revolución digital en la educación ha llegado.

Pero, ¿en qué preceptos debemos basarnos para tener el CPD ideal para una Smart University? Partamos de un diseño de cero, de unas instalaciones completamente renovadas en las que debemos primar la redundancia, la eficiencia energética y el crecimiento modular previendo posibles ampliaciones en el futuro.

El CPD debe contar con una infraestructura que ofrezca altas capacidades de almacenamiento. Las distintas configuraciones de servidores y posibilidad de jugar con la electrónica serán algunas de las claves que permitan a la universidad afrontar los distintos retos a los que deberá enfrentarse.

No debemos olvidar la corporativización. Se extiende cada vez la tendencia de personalizar este tipo de instalaciones, no solo a nivel técnico, sino también a través de la imagen. Un proyecto de Data Center puede ser la excusa perfecta para mostrar todo el potencial de la universidad. Las posibilidades de customizar este tipo de entornos son muy amplias y pueden ser reflejo de la identidad de marca de la organización y punto a su favor en labores de promoción y visibilidad.

Equilibrio entre la tecnología, innovación y diseño para crear el CPD perfecto, que ayude a las próximas generaciones a avanzar y apasionarse por la educación y tecnología.