Claves para rediseñar un CPD

Cuando un Data Center está llegando al límite de su vida útil o como veremos a continuación por otros motivos, nos tenemos que plantear que la empresa necesita nuevas instalaciones y la opción de un rediseño no tiene por qué ser tan descabellada. Pero, ¿cuándo debemos considerar que un CPD está llegando a su final? Vamos a denominar a un Data Center como “antiguo” cuando ya ha cumplido sus años de operación previstos y su ciclo de vida. Además, al nivel tan rápido al que avanza la tecnología, con los nuevos sistemas y aplicaciones tecnológicas mejoradas parece que los Data Centers se quedan obsoletos cada vez más rápido.

Y la siguiente pregunta que nos planteamos es ¿qué nos puede llevar a rediseñar un antiguo CPD? Estos son algunos de los motivos:

  • Necesidad de más capacidad en cuanto a potencia o enfriamiento, por ejemplo.
  • La sala donde alojamos el CPD se ha quedado pequeña.
  • En un primer momento puede que no se considerara el escalamiento y nos hemos quedado “cortos”.
  • Puede que queramos aumentar el grado de disponibilidad con más niveles de redundancia o categorización.
  • Búsqueda de procesos de mejora en la eficiencia.

Antes de comenzar la ardua tarea de rediseñar un CPD primero se deberán plantear otras vías con menor inversión de tiempo y dinero como contratar alojamiento, uso de la nube o incluso construir uno nuevo.

Una de las partes más delicadas del proyecto es realizar las labores de instalación mientras el antiguo CPD, en paralelo, sigue funcionando. Un ejemplo de éxito de este tipo de casos fue la renovación de la infraestructura de CPD de Enagás que ejecutó GESAB. El reto de realizar la instalación “en caliente” fue superado con creces y el resultado fue un CPD estéticamente muy cuidado y de una alta calidad y capacidad técnica, además de robusto, fiable y eficiente.

Pueden existir diversos motivos o intereses de mejora para rediseñar el CPD, uno de los más importantes puede ser el del requerimiento de más potencia: puede que nuestra necesidad de potencia supere a la que ya tenemos instalada, en este caso habrá que actuar. Y deberemos tener en cuenta que los cambios en términos de potencia acabarán afectando a la práctica totalidad de la infraestructura del CPD: UPS, baterías, transformadores etc. Las soluciones modulares o instalaciones agregadas pueden sernos de gran ayuda.

Otro punto importante es el de la climatización, aquí se busca mejorar la eficiencia y reducir costes y el impacto medioambiental. Existen diversas soluciones en el mercado con las que podemos contar como los sistemas de contención, cerramientos de pasillos fríos y calientes, canalizaciones o sistema freecoling entre otros.

Pero lo que de verdad es importante a la hora de rediseñar un antiguo CPD es contar con un equipo de profesionales que entienda las necesidades del cliente y de las infraestructuras, para plantear un rediseño realista y que contemple todos los costes, para al final ejecutar un proyecto que logre la máxima eficiencia de las instalaciones.

El equipo GESAB formado por ingenieros certificados por instituciones tan reconocidas como Uptime Institute, TÜViT, BICSI o ITIL realiza estudios de viabilidad y rediseños adaptados a las necesidades del cliente, buscando siempre ofrecer soluciones integrales y funcionales para Data Centers.