Descubre el universo Edge Computing

La solución de Edge computing ha llegado para quedarse y aportar un cambio a la red, pero ¿qué es realmente el Edge computing? Nos movemos hacia un paradigma en el que los datos producidos por los dispositivos de IoT (Internet of Things) se procesen más cerca del lugar donde se generan, para luego enviarlos a un CPD central o nube.
Las ventajas de este nuevo sistema son, entre otras:

  • Una menor latencia en cuanto a la conexión con los dispositivos, por ejemplo, cuando estamos utilizando servicios como Netflix.
  • Unidades de CPD al lado de torres de 5G, esto permitirá a los clientes comerciales pueden desarrollar Edge computing en estos CPD y tener acceso a una red muy amplia del proveedor de telecomunicaciones.
  • Sino es necesario que los datos se envíen se pueden recopilar en las unidades de CPD esparcidas y éstas pueden enviar un reporte diario al CPD central, con esto aliviamos la carga de la red.
  • Podemos analizar los datos prácticamente en tiempo real.

¿Cómo organizar físicamente la tecnología Edge Computing? La clave está en desarrollar proyectos con micro CPD generando una red en la que todos acaben confluyendo en un CPC central o nube. Los sistemas Micro Data Center ofrecen soluciones de calidad y de fácil implementación y administración. Su escalabilidad, autonomía y eficiencia en el consumo lo hacen ideal para el Edge Computing.

Se trata de soluciones modulares ubicados dentro de enclosures y que cuentan con las mismas prestaciones que cualquier otro CPD en términos de seguridad, refrigeración, sistemas anti incendios e integración DCIM entre otros. Hablamos de una solución que permite integrar una UPS de hasta 10KVa, con redundancia si es requerida, amplia gama de PDUs monofáiscas y trifásicas y gran versatilidad en el tipo de tomas, así como su posibilidad de monitorización y gestión.

Como ventaja diferencial podemos hablar de su rápida implementación y de que se trata de un sistema Plug & Play fácil de instalar en lugares de difícil acceso, además de que el impacto económico que puede suponer es mucho menor que el de un CPD convencional.

La posibilidad de personalizar la solución desde cero hace muy competitivo e interesante este tipo de soluciones en los que se puede crear un producto “a medida”.