Pequeños centros de control

No todos los centros de control son iguales, y por supuesto lo son sus necesidades. Cuando se habla de un centro de control suele ser habitual pensar inmediatamente en grandes salas y proyectos con un gran número de operadores. En gran parte es cierto, pero la realidad es que muchas empresas necesitan gestionar parte de su actividad, seguridad, producción etc., de una forma eficiente y no necesariamente deben de ser de gran tamaño.

Salas de control con uno o dos operadores están presentes en la realidad de diferentes sectores y sus necesidades siguen siendo las mismas que para los grandes centros de control. No debemos olvidar que, aunque se traten de espacios más pequeños se deben cumplir con los principios de ergonomía y salud en el trabajo. Para ello GESAB realiza los mismos estudios de iluminación, climatización, ergonomía, interiorismo, así como de las necesidades personales de cada cliente.

Los proyectos se estudian de forma personalizada para poder ofrecer soluciones integrales. Consolas de control, sillas, audiovisuales etc., todo el diseño se puede personalizar en cuanto a los componentes de la sala. Ingenieros, arquitectos e interioristas trabajan de forma conjunta para ofrecer una sala de control “llave en mano”.

Además de todas estas características, GESAB ofrece la posibilidad de customizar todo el diseño de la sala: logo retroiluminado en el lateral de las consolas, colores corporativos en los diseños de los componentes de la sala, luces de seguridad, led de colores personalizados etc. Al final el objetivo es crear una sala que transmita la identidad y valores de le empresa, que ayude a reforzar la imagen de marca.

Un buen ejemplo de pequeño centro de control es el instalado para Procter & Gamble. La empresa necesitaba renovar su centro de control en España. Un centro de dos operadores muy completo en el que se instaló el suelo técnico, videowall de 4 cubos, KVM y consolas del modelo Advantis. Un proyecto que dio como resultado una solución completa y funcional. Un perfecto ejemplo de cómo se pueden desarrollar proyectos más pequeños con las máximas prestaciones.