Sistema de control y monitorización en un datacenter

Una de las fases más importantes en la conceptualización de un Centro de Proceso de Datos es el establecimiento de sistemas y acciones que nos permitan monitorizar, controlar y, en su caso, corregir las posibles desviaciones de nuestro plan inicial mediante las medidas correctivas necesarias.

La implementación en un CPD de un sistema de monitorización y control permite tener en todo momento controlados los parámetros críticos y fundamentales, programar las tareas de mantenimiento, conocer el estado de los equipos, planificar la renovación de los mismos, conocer la ubicación y parámetros clave tanto en servidores como en racks, así como su consumo, su temperatura y humedad.

Para ello es necesario colocar los dispositivos de medida necesarios en los puntos donde la información que aporten resulte más significativa, como son las sondas de temperatura y de humedad o las regletas inteligentes. Nuestro sistema GCS (GESAB Control System) y la utilización de avanzadas herramientas de gestión energética nos permite gestionar la totalidad del equipamiento propio de un CPD, permitiendo conocer el estado de cada uno de los componentes, realizar programación de revisiones, planteamientos para expansiones, localización de equipos y características.

Este sistema de control nos proporciona gran cantidad de información que nos ayuda a entender el comportamiento de un CPD y realizar los ajustes necesarios para mejorar las condiciones del mismo. Permite reducciones del coste de explotación y en las futuras inversiones a realizar.

GESAB Control System permite integrar las señales de diversos elementos de la instalación:

– Control del estado del SAI

– Unidades de climatización

– Grupo electrógeno

– Parametrización de variables como temperatura y humedad en diferentes puntos

– Gestión de distintos niveles de acceso y gestión: administrador, editor y usuario

– Visualización de las condiciones higrotérmicas de los pasillos preconfigurados

El sistema nos permite visualizar las cámaras instaladas en el cerramiento. Éstas pueden programarse para grabar o realizar una instantánea en cada acceso, pudiendo variar los tiempos de acceso al sistema y a cada pasillo del CPD, configurar los rangos de temperatura y humedad admisibles para cada zona, realizar la calibración de las diferentes sondas, configurar los correos a enviar, cámaras y direcciones IP de las diferentes señales monitorizadas por el sistema.

Además de todo ello, la implementación de sistemas de simulación del comportamiento del CPD mediante programas de dinámica de fluidos, permite valorar el estado de funcionamiento, descubrir los puntos críticos sobre los que actuar, así como evaluar y comparar las distintas mejoras para realizar una mejor toma de decisiones.