DCIM y BMS sistemas imprescindibles para los CPD

Desde hace unos pocos años los sistemas DCIM han pasado de acercarse tímidamente en el mercado a ser un sistema muy importante, casi imprescindible de los Data Center. En su concepción original el DCIM realizaba mediciones sobre el consumo energético en los Data Center, para evolucionar en un sistema que controla todo lo que se puede medir.

La monitorización en tiempo real del consumo y la distribución eléctrica de los CPDs permite realizar mediciones, crear alertas, conocer el rendimiento de los equipos y al final ayudarnos en la toma de decisiones.

Por supuesto existen distintos niveles de medición y uso del DCIM, no es lo mismo que estemos buscando un nivel de control de gestión o uno de monitorización. De todas formas, la implementación de este sistema nos ayuda a disminuir el margen de error, ahora es más fácil planificar, comprobar y simular gracias a todas las herramientas capaces de interpretar las mediciones de todos los sistemas de un Data Center.

Pero si hay algo que ha impulsado al uso del DCIM es la búsqueda de una mayor precisión, así como el aumento de uso de subsistemas para, al final, lograr disminuir el impacto medioambiental y el gasto eléctrico. Gracias al DCIM sabemos todo lo que hay en nuestro CPD y cómo está relacionado.

Para complementar el uso del DCIM encontramos su compañero ideal en el sistema BMS. El BMS se trata de un sistema de control informático de edificios. A través del mismo se puede controlar y monitorizar elementos mecánicos y técnicos como la seguridad, refrigeración, energía, iluminación, anti incendios etc. Muchos edificios en los que se realizan instalaciones de Data Center ya cuentan con ellos, entonces ¿dónde radica el conflicto?

La clave del éxito pasa por integrar el BMS y todos sus datos dentro del DCIM, pero el problema normalmente surge porque tienen protocolos de comunicación distintos. Como vía alternativa a ambos la apuesta más segura es el protocolo OPC (Object Linking and Embedding), ya que es el más estándar y puede responder a las necesidades de ambos sistemas.

Otro peldaño que salvar con el tema del DCIM es su alto precio. Lo correcto para cualquier proyecto en el que se quiera realizar su implementación, ya sea un Data Center nuevo o ya construido con anterioridad, es valorar las necesidades del cliente. Se puede comenzar con una instalación más pequeña e ir escalándola en función de esas necesidades que comentábamos.

Lo que sí está claro es que la forma más inteligente y eficiente de gestionar un CPD para por el DCIM, un imprescindible para todas las instalaciones de Data Center. Estudiar cada proyecto de forma personalizada es necesario, ya que por ejemplo para CPDs de tamaño más pequeño puede que no sea recomendable realizar una inversión en DCIM. En cambio podemos afirmar que para Data Centers de cierto volumen y capacidad los sistemas DCIM se imponen como necesarios.