Robótica para CPDs, el futuro próximo

Cuando pensamos en robots, o en la robótica en general nuestra imaginación tiende a llevarnos a espacios y visiones futuristas en las que el cine tiene mucho que ver. Pero la aplicación de la robótica para los CPDs es más cosa de un futuro cercano desarrollándose en nuestro actual presente.

Buscando siempre la máxima eficiencia y agilizar los procesos los robots dentro del Data Center pueden ayudarnos a esta labor. Y es que nuestros pequeños amigos pueden patrullar todo el Data Center y hacer un exhaustivo seguimiento, por ejemplo, de factores ambientales como la humedad, el flujo de aire o la gestión de activos. En estos sistemas ni que decir tiene que el software y hardware del equipo deben estar sincronizados y automatizados, de forma que los robots puedan trabajar de una forma óptima.

EL ROI de este tipo de inversión actualmente se sitúa a largo plazo, ahora mismo nos situamos en una fase de estudio, diseño y pruebas y su implementación es cara, pero más tarde se irá rentabilizando. ¿Algunos ejemplos? Empresas como Google, Amazon o IBM ya han apostado por la robótica, a continuación, algunas de las razones:

  • Gracias a los robots las funciones son predecibles, nos podemos adelantar a lo que suceda pudiendo prevenir fallos o problemas en los sistemas.
  • Hacen que las infraestructuras IT sean más ágiles y menos costosas lo que se traduce en eficiencia.
  • Podemos crear espacios para Data Centers verticales, ya no estaremos limitados a los diseños de espacios horizontales, los robots llegan donde no lo hacen las personas.

Encontramos un buen ejemplo en el caso de IBM, que cuenta con robots de I-create que miden la temperatura y humedad en el CPD. El robot detecta zonas frías (donde el aire se puede estar perdiendo en vez de estar dirigido a los servidores) y también los puntos de acceso donde la circulación del aire se puede descomponer.

Otra solución interesante puede ser la planteada por Pay Per Host que ha patentado los RoboNodes , robots que guiados por un raíl son capaces de reemplazar los nodos de almacenamiento y de servidor cuando fallen. Para que este sistema funcione los nodos deben contener una placa base personalizada con los puertos de alimentación y Ethernet integrados en un puerto, una CPU, ocho ranuras de memoria RAM y seis unidades SSD. En este caso los robots sustituyen a las personas.

Este nuevo sistema cuenta, como todos con algunas desventajas:

  • Los clientes “temen” a lo desconocido, de ahí su lenta penetración, aparte de contar con una inversión inicial elevada.
  • Falta de desarrollo de esta tecnología.
  • El cableado en el caso de que se quisiera implementar esta mejora puede que necesite ser reestructurado para que los robots puedan realizar su trabajo de forma que no implique riesgo para las infraestructuras y el buen funcionamiento de los equipos.
  • La inversión y la tecnología no son adecuados para un Data Center antiguo o con previsiones de ser renovados.

De momento esta tecnología sigue en desarrollo y poco a poco parece que se va implantando en las grandes empresas. Deberemos seguir atentos para ver su evolución y eficacia dentro de la monitorización de los CPDs y otras funciones posibles, que seguro los ingenieros desarrollarán.