Pantalla de gran formato o multipantalla. ¿Qué ofrece más beneficios a la ergonomía visual del operador?

sala de control con una pantalla gran formato

La ergonomía visual es la ciencia multidisciplinaria que se ocupa de comprender los procesos visuales humanos y las interacciones entre las personas y otros elementos de un sistema.

En términos prácticos, la ergonomía visual tiene como objetivo minimizar la incomodidad visual, la fatiga y el estrés, mejorando así la productividad y reduciendo el riesgo de problemas relacionados con la visión, como fatiga visual, dolores de cabeza y problemas musculoesqueléticos. Este campo es particularmente relevante en el diseño de espacios de trabajo, interfaces informáticas y otros entornos donde se realizan tareas visuales con regularidad, ya que el objetivo es crear entornos que respalden las necesidades de las personas, teniendo en cuenta los aspectos físicos y cognitivos de la visión.

La forma en que trabajamos ha cambiado radicalmente en los últimos años al necesitar gestionar y controlar simultáneamente un gran número de fuentes de información. El Internet de las Cosas y las Tecnologías Big Data implican generar una inmensa cantidad de datos sobre los que es necesario tomar decisiones rápidas y precisas. Por eso en GESAB decidimos desarrollar DeskWall, una plataforma de gestión universal sobre IP que permite concentrar en un único dispositivo la visualización y gestión de varias fuentes remotas a través de un único teclado y ratón sobre un multi-lienzo.

Este aumento de información que debe gestionarse en las pantallas significa que debemos ampliar nuestro espacio de trabajo visual, lo que normalmente implica el uso de varias pantallas o una pantalla de gran formato para aumentar la cantidad de información que podemos ver a la vez. Al elegir la mejor configuración debemos considerar los ángulos de visión del ojo humano y los grados de rotación ergonómicamente aceptables que sean cómodos para el operador. De este modo, existen pautas específicas para los ángulos de visión y la rotación para garantizar la comodidad y reducir el riesgo de fatiga visual:

Ángulo de visión horizontal: se refiere al ángulo en el que el operador puede ver cómodamente el contenido de una pantalla de lado a lado. Por lo general, se considera que este ángulo está entre 0 y 30 grados descentrado y, más allá de los 30 grados, los usuarios pueden comenzar a experimentar cambios de color, contraste reducido y posibles molestias.

Ángulo de visión vertical: es el ángulo en el que el operador puede ver cómodamente el contenido de una pantalla de arriba a abajo. Al igual que con el ángulo horizontal, el rango aceptable suele estar entre 0 y 30 grados y desviarse demasiado de este rango puede provocar colores distorsionados, claridad reducida y una posible tensión en el cuello.

Ángulo de inclinación: este es el ángulo hacia adelante o hacia atrás de la pantalla. Ergonómicamente, se recomienda inclinar la parte superior de la pantalla ligeramente lejos del espectador para reducir el deslumbramiento y minimizar los reflejos. Una inclinación de unos 10 a 20 grados suele considerarse cómoda.

Ángulo de rotación o pivote: se refiere a la capacidad de girar la pantalla horizontalmente. Si bien es posible que esta función no se aplique a todas las pantallas, puede resultar beneficiosa en determinadas situaciones. La pauta ergonómica es mantener la rotación dentro de un rango que mantenga un ángulo de visión cómodo para el operador, normalmente entre 0 y 30 grados.

Distancia a la pantalla: es crucial para una visualización cómoda. La pantalla debe colocarse a un brazo de distancia del espectador y el tamaño del texto debe ajustarse para que sea fácilmente legible sin forzar la vista.

Pantallas de gran formato

El uso de una pantalla de gran formato en el lugar de trabajo puede ofrecer varias ventajas que mejoran la productividad, la colaboración y la experiencia general del usuario. Estos son algunos de los beneficios clave:

• Multitarea mejorada. La multitarea eficiente es esencial en muchos entornos de trabajo y las pantallas más amplias permiten a los empleados comparar datos uno al lado del otro, copiar y pegar entre aplicaciones sin problemas y ver contenido sin comprometer la visibilidad.
• Mejora del enfoque y la concentración. Una pantalla más grande puede ayudar a reducir las distracciones al proporcionar un espacio de trabajo organizado y permite a los usuarios concentrarse en sus tareas principales sin verse abrumados por un escritorio desordenado o varias pantallas más pequeñas.
• Excelente experiencia visual, mayor ángulo de visión, estabilidad en brillo, contraste y colores.
• Mejor visibilidad de los detalles. Las pantallas más grandes brindan más espacio para trabajos detallados, como edición de video, diseño gráfico o codificación. Esto puede resultar especialmente ventajoso para los profesionales que necesitan ver detalles finos o trabajar con elementos visuales complejos.
• Colaboración más sencilla. El trabajo colaborativo puede ser más eficaz con una pantalla de gran formato porque es más fácil compartir contenido, colaborar en documentos o realizar presentaciones cuando todos pueden ver claramente el contenido en una única pantalla grande.
• Reducción del desorden de cables. El uso de un monitor grande a menudo requiere menos cables en comparación con una configuración de varios monitores, lo que dará como resultado un espacio de trabajo más limpio y organizado y simplificar la administración de cables.

Es importante señalar que la eficacia de una pantalla de gran formato depende de la naturaleza del trabajo y de las preferencias de cada usuario. Algunas tareas pueden beneficiarse más de una única pantalla grande, mientras que otras pueden requerir las ventajas específicas que ofrece una configuración de varios monitores.

Configuraciones multipantalla

Menos no siempre significa más, y en muchas tareas complejas que requieren un control exhaustivo de múltiples fuentes, las configuraciones variables de múltiples pantallas ofrecen claras ventajas. Así, la posibilidad de configurar y adaptar fácilmente su posición tiene un enorme efecto en el confort, la salud y la productividad.

Desarrollar una configuración de monitor dual implica considerar las áreas de visualización recomendadas para garantizar la comodidad, la productividad y el bienestar ergonómico del operador.

Ventajas de las configuraciones multipantalla:

• Flujo de trabajo mejorado. Con múltiples pantallas, los usuarios pueden organizar su espacio de trabajo para alinearlo con su flujo de trabajo. Por ejemplo, una pantalla puede dedicarse a las herramientas de comunicación, otra al análisis de datos y una tercera a la gestión de proyectos, mejorando la eficiencia del flujo de trabajo mediante esta personalización.
• Multitarea mejorada. Los usuarios pueden realizar múltiples tareas simultáneamente, con cada pantalla dedicada a una función específica. Esto es particularmente beneficioso para roles que requieren monitorear varias fuentes de datos o hacer referencia a información de diferentes aplicaciones simultáneamente.
• Es posible visualizar varias ventanas y fuentes sin tener que cambiar tamaños o superponer unas sobre otras.
• Es más fácil ver y compartir documentos colocando las ventanas una al lado de la otra.
• Reducción de la fatiga ocular y del cuello. Las configuraciones multipantalla correctamente configuradas pueden contribuir a una mejor ergonomía, reduciendo la tensión del cuello y la fatiga ocular. Los usuarios pueden colocar las pantallas en ángulos de visión cómodos y organizar su espacio de trabajo para una comodidad óptima.

En definitiva, las pantallas múltiples nos aportan más espacio visual y más opciones de procesamiento, además de un mayor control por parte del usuario pero al igual que ocurre con las pantallas de gran formato también hay que tener en cuenta las preferencias de cada operador y el tipo de trabajo que desarrolla en el lugar de trabajo.

Entonces, ¿qué configuración debo implementar?

Contar con pantallas de gran formato, curvas y ultra panorámicas abre un amplio abanico de posibilidades a la hora de disponer de un lienzo donde localizar diferentes fuentes de información: desde el propio ordenador hasta diferentes aplicaciones externas, servicios web, vídeo IP, streaming o Escritorio remoto, todo gestionado con un solo teclado y ratón.

DeskWall brinda una gran cantidad de beneficios en el área corporativa, operativa y personal, elevando la productividad del operador (dado que un mayor confort visual y ergonómico reduce el estrés y reduce el riesgo de las condiciones de trabajo) y la rentabilidad de la empresa en el corto plazo, además de optimizar la eficiencia energética al requerir menos monitores.

Pero lo que más importa hoy no es el uso de una pantalla de gran formato o varias pantallas en una misma posición, considerando que en ambos casos se respetará la ergonomía, sino la plataforma de visualización y gestión de fuentes que se implementará en los puestos de los operadores.

Nuestra plataforma de gestión universal DeskWall se puede utilizar con ambas configuraciones, ya que se adapta mediante rejillas a las necesidades de cada puesto de trabajo. Además, la característica clave de un sistema KVM basado en IP es su capacidad para proporcionar acceso remoto y control sobre los dispositivos conectados. Por tanto, será fundamental detenerse a pensar qué tipo de gestión se hará con los recursos y cómo se organizarán las mesas de trabajo.

Noticias relacionadas

Contacta con nosotros y solicita más información

Scroll al inicio