Diseño centrado en las personas: cómo el diseño puede conducir al éxito

Diseño centrado en las personas

El diseño centrado en las personas (DCP) es una aproximación al diseño que sitúa a la persona en el centro de todo el proceso, como su propio nombre indica, estableciendo como protagonista principal, y casi único, al usuario objetivo final del proyecto. Esta vertiente de diseño se puede entender como un proceso en el que se tiene en cuenta al usuario en todas las etapas de diseño para garantizar el éxito del producto o servicio que se está desarrollando.

Si hay algo que es el punto central en esta metodología, es la empatía, ya que se trata de entender a las personas para las que estás diseñando y hacerlo a partir de su perspectiva; de ponerte en los zapatos del otro y desde ese punto llegar a una solución innovadora.

Diseñar a través de este método significa “creer que las personas que enfrentan ese problema día con día son los que tienen la clave para solucionarlos”, explica la consultora IDEO, pionera en la aplicación de esta metodología.

¿Cuál es su proceso de diseño?

El proceso del diseño centrado en las personas involucra al usuario en todas las fases de creación del producto, desde la conceptualización hasta su desarrollo, pasando por la evaluación. El objetivo principal es que dicho usuario encuentre el producto útil y fácil de usar, satisfaciendo sus necesidades y deseos. En este sentido, las etapas de diseño del DCP son clave para poder planificar, sectorizar y saber cuándo y cómo hacer las cosas.

Un proyecto que integre esta metodología constará de cuatro fases principales: investigación, definición, generación y evaluación. Todas estas etapas tienen como denominador común la iteración, lo que quiere decir que, pese a tener cuatro fases marcadas a través las cuales se llegará al producto o servicio final, éstas nunca han de verse como etapas estancas y sucesivas, sino que, deben llevarse a cabo de manera iterativa. Cada fase se retroalimenta de la respuesta de los usuarios en la etapa anterior para mejorar y adaptar los elementos diseñados hasta el momento.

Diseño Centrado en Personas

¿Cómo se aplica el DCP en GESAB?

Uno de los puntos fuertes en los proyectos que desarrollamos en GESAB es que ponemos a las personas en el centro.

Durante la fase de diseño y desarrollo de nuestras soluciones aplicamos el diseño centrado en las personas mejorando de forma substancial la experiencia de usuario, tanto del producto como de los entornos donde se integran.

En los últimos años se han desarrollado unas directrices más exigentes y amplias en cuanto a ergonomía que abarcan la parte física y la emocional, pero sin poner el foco exclusivamente en el operador, sino en todo el ecosistema de los usuarios involucrados en el buen funcionamiento del entorno complejo que forman las salas de monitoreo, desde el montador hasta el personal de mantenimiento o limpieza de las instalaciones, por nombrar algunos.

Con este enfoque se tiene presente todo el ecosistema de usuarios posibles desde la fase inicial de diseño para no dejar ningún detalle al azar y controlar el mayor número de variables posibles durante la vida útil del producto. Así, evitan problemas de funcionamiento y facilitan el trabajo a todos los profesionales involucrados en la actividad de estos entornos críticos.
Se tienen también presentes las fases de montaje en las instalaciones para hacerlas lo más cómodas y rápidas posibles, considerando la salud de los operarios y la eficiencia de tiempo y costes.

Otro punto clave en la operatividad del producto es el mantenimiento, ya que puede afectar de forma crítica al funcionamiento y rendimiento del puesto operativo y, como consecuencia, de la sala. Por ese motivo GESAB siempre pone el máximo esfuerzo en ofrecer soluciones orientadas a minimizar el impacto del tiempo de mantenimiento pudiendo en muchos casos incluso realizar tareas en caliente gracias a la aplicación de la sectorización en las consolas. Esto implica que existan accesos independientes, fáciles y cómodos que permiten manipular más fácilmente la gran cantidad de equipos y cableado habituales en las consolas de control sin tener que bloquear la función del operador.

El DCP resulta especialmente útil cuando tratamos productos digitales debido a la elevada complejidad de las interacciones que se realizan entre la persona y la máquina. En ese sentido, el KVM dinámico DeskWall se ha desarrollado poniendo especial atención en el usuario, probando y mejorando la aplicación continuamente desde su perspectiva con el objetivo de diseñar una solución más fácil de utilizar (Smart mouse), más cómoda (Follow me), ergonómica (ergonomía digital) y segura (Cluster distribuido).

El diseño centrado en las personas nos ayuda a crear mejores productos y servicios al centrar la innovación en solucionar necesidades reales de las personas que utilizarán nuestros productos.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Contacta con nosotros y solicita más información

Scroll to Top