¿Cuánto valoras tu salud?

Existe una tendencia a nivel mundial preocupante y es el empeoramiento de la salud y el sentido del bienestar en la población, un problema que si se aplica a los trabajadores afecta de forma negativa al rendimiento y la productividad de las empresas. Y para los empresarios que ofrecen seguro médico, además, también supone un coste cada vez mayor. El siguiente gráfico muestra el porcentaje de tiempo que dedicamos a diferentes actividades, en el que se verifica que la mayor parte del día la pasamos trabajando:

Se ha observado un aumento en la frecuencia de las enfermedades musculoesqueléticas relacionadas con el trabajo debido, en gran medida, a la tendencia global de pasar cada vez más horas trabajando con herramientas informáticas (y generalmente sentados). Esto repercute mucho en el rendimiento de los empleados, ya que según el National Business Group on Health los costes relacionados con la salud de los empleados que gozan de un gran bienestar en su puesto de trabajo son un 41 % inferiores a los que no gozan de ese bienestar. Asimismo, la rotación de personal de las empresas que proporcionan bienestar a sus empleados es un 35 % inferior a las empresas que no logran proporcionar dicho bienestar.

Problemas de salud y su solución

Los problemas de salud más comunes entre los empleados de oficinas y operadores de centros de control son los trastornos musculoesqueléticos y los síntomas visuales, que se manifiestan como malestar ocular, dolor prolongado en el cuello y extremidades superiores, trastornos regionales, tales como tendinitis de la muñeca, epicondilitis, tensión del músculo trapecio y dolor lumbar.

Las patologías musculoesqueléticas generan malestar en la persona, reducción de la productividad, costes asociados con el tratamiento y absentismo laboral. Se ha identificado que la elevada carga de trabajo es un factor de riesgo significativo para sufrir molestias musculares en los trabajadores de oficina, así como también lo es la inactividad física. Para prevenir estos trastornos es necesario realizar suficientes descansos durante la jornada laboral, mejorar las condiciones de trabajo con un mobiliario ergonómico adecuado y realizar ejercicio físico en el tiempo libre.

Como podemos comprobar en el gráfico inferior, las patologías más comunes y que mayor número de personas sufren están relacionadas con la vista. La fatiga ocular se considera la queja más común entre los usuarios de ordenadores. El Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional indicó que el 70,6 % de los trabajadores que utilizaban ordenadores en su lugar de trabajo sufren fatiga ocular.

Por ello, es muy importante implementar la Ergonomía en el día a día de nuestros empleados, en forma de mejoras ergonómicas y la realización de ejercicios específicos en el lugar de trabajo, métodos que alivian el dolor producido por los trastornos musculoesqueléticos o visuales. Está ampliamente demostrado que las mejoras en la ergonomía del puesto de trabajo, el ejercicio y los estiramientos en el lugar de trabajo tienen beneficios a corto plazo para los trabajadores y reducen dolencias que estos puedan padecer a largo plazo. Para ello resulta fundamental invertir en 3 pilares fundamentales de la ergonomía y así ofrecer una solución completa: los sistemas de visualización, las consolas de control (o el mobiliario técnico que se requiera) y las sillas 24/7.

Un ejemplo práctico son los puestos de trabajo Sit & Stand, espacios en los que el operador puede decidir cuánto tiempo de su jornada dedica a trabajar sentado y cuánto de pie. Gracias a ellos se puede reducir el tiempo de sedestación entre 66 – 143 minutos / día, aumentando el nivel de actividad que, posteriormente se puede traducir en un efecto positivo sobre la comodidad percibida, la energía, la salud, la productividad, la felicidad, el estrés y el estado de ánimo general.

Repercusión económica, corporativa y social del cuidado de la salud

No solo la ergonomía repercute en el bienestar físico del trabajador, sino también en el rendimiento económico de la empresa y la convivencia general.

Los empleados que ven a su compañía tomar una posición activa y positiva para la salud, seguridad y bienestar de los empleados, son más propensos a reportar mayores niveles de satisfacción en el trabajo y a demostrar mayores niveles de compromiso. Cuando los empleados están más comprometidos con la empresa también demuestran un mayor “comportamiento cívico” con menos quejas y reclamaciones, mayor rendimiento y calidad del trabajo, mejor productividad y quizás incluso más iniciativa y esfuerzo en las tareas realizadas.

Gracias a la positiva reacción de los empleados, la empresa no solamente obtiene un beneficio económico, sino que también gana en dar una buena imagen de cara al público, debido a la satisfacción de sus trabajadores. Esto, conlleva mejores relaciones con la comunidad y un fortalecimiento de la marca.

En una era competitiva en la que las empresas luchan activamente por los mejores talentos, un programa de ergonomía activa y atención a la comodidad de los trabajadores también pueden ayudar en la captación y retención del talento, ya que distinguen a una empresa de las demás. Un creciente conjunto de datos sugiere que la presencia de un enfoque orientado a la salud y el bienestar que se extienda en toda la organización tiene implicaciones financieras positivas a largo plazo.

La asociación National Business Group on Health descubrió recientemente que las empresas que tienen programas de salud y productividad mostraron los siguientes beneficios:

Entonces, ¿la empresa debe cuidar de la salud de los trabajadores?

La respuesta más directa es SÍ.

Cuidar la salud de los trabajadores es una buena práctica para cualquier organización, puesto que supone una ventaja competitiva, por ello el bienestar de las personas en el puesto de trabajo siempre ha sido una prioridad para GESAB y la tendencia actual lo corrobora.

Debemos tener claro que el lugar de trabajo es un área clave para el bienestar de nuestros trabajadores, ya es que un lugar donde pasan la mayor parte de su día y precisamente por ello nos ofrece múltiples oportunidades para promocionar cambios de comportamiento y recomendaciones de salud que puedan tener un impacto considerable.

Con todo ello, esperamos que los datos e información mostrados puedan promover una toma de decisiones dirigido al ámbito de la ergonomía y salud en el trabajo. Desde GESAB, siempre orientados a lograr la máxima ergonomía en sus proyectos, en colaboración con expertos en el campo de la salud realizamos una guía sobre salud en el trabajo en el que hablamos detalladamente sobre ergonomía y salud en espacios de trabajo con el objetivo de que programas de ergonomía alcancen su máximo potencial dentro de las empresas.

Contacta con nosotros y solicita más información

Ir arriba