Puesto operativo digital: tecnología para el operador (I)

monitores antiguos y nuevos

La fusión del mundo físico y el mundo virtual es la próxima generación del cambio y la transformación tecnológica

Los avances tecnológicos actuales evolucionan a pasos agigantados. Inteligencia artificial, aprendizaje automático, realidad virtual y aumentada, internet de las cosas y otras tecnologías recientes transforman día a día la calidad de vida del ser humano y su manera de relacionarse con el trabajo y con sus pares.

Ahora ya podemos decir que la tecnología nos hace la vida más fácil.

¿Alguna vez te has planteado cómo sería la vida sin tecnología? ¿Y sin acceso a toda la información que necesitas en cualquier momento y lugar? Noticias, comunicación digital, gestión del dinero, acceso a asistencia sanitaria, tecnología para la seguridad, tecnología para comprender la información, tecnología para comprender a los usuarios, tecnología para el progreso… La rápida expansión y evolución del mercado de la tecnología nos obliga a estar siempre al tanto y ese ritmo no parece que vaya a parar pronto.

Cada vez crece más la necesidad de tener una mayor innovación y mayores oportunidades de aprendizaje gracias a la amplia gama de datos que día a día se producen y que todo el mundo busca cómo explotarlos.

¿Pero esto cómo ha afectado y evolucionado en los centros de control?

Dentro y fuera de los centros de control la tecnología juega un papel crucial, quizás el más importante. Es indispensable contar con los equipos adecuados para optimizar y mejorar las operaciones tanto internas como externas de la organización. Así, los centros de control actúan como grandes concentradores de datos valiosos fundamentales para la toma de decisiones, la planificación de estrategias y la resolución de problemas en beneficio de la organización.

La mayoría de centros de control saben cómo surgen, pero no tienen claridad sobre cómo evolucionarán en 1, 3, 5 o 10 años.

A menudo, estos entornos han tenido que adaptarse y resolver nuevas necesidades sobre la marcha, agregando soluciones a medida que se requería más potencia. Un centro de control puede haber comenzado como una sala pequeña de monitoreo de CCTV, pero con el tiempo las necesidades y los avances tecnológicos han exigido la integración de nuevas funcionalidades, como controles de acceso, análisis de datos, sistemas de reconocimiento de placas (LPR), sensores de temperatura, tecnología de reconocimiento facial o biométrico, entre otros.

Puesto de trabajo del operador anticuado y poco eficiente
En la imagen podemos ver: desorden, improvisación en el crecimiento, complejidad en la operación y poca ergonomía visual

El crecimiento no solo implica la incorporación de tecnologías avanzadas, sino también la necesidad de contar con personal altamente capacitado. Se requieren equipos de cómputo más robustos, un mayor número de monitores, dispositivos de entrada adicionales como ratones, teclados y controles joystick, y una expansión del espacio de trabajo para acomodar estos nuevos elementos.

De este modo el resultado es un entorno de trabajo cada vez más saturado y complejo, donde la eficiencia y la organización son esenciales para gestionar eficazmente todas las funciones del centro de control. Este proceso de evolución continua subraya la importancia de la planificación estratégica y la flexibilidad para adaptarse a las demandas cambiantes del entorno tecnológico y operativo.

¿Y qué pasa con el capital humano?

Las habilidades, la formación, la experiencia y los conocimientos de todas las personas que integran la organización son factores esenciales para el funcionamiento eficiente de un centro de control. Aunque existe una amplia gama de tecnologías disponibles para mejorar los procesos en estas instalaciones, la mayoría requieren del talento humano para ser plenamente explotadas y administradas a gran escala.

  Accede al contenido especializado más vanguardista   ¡Suscríbete ahora a GESAB News!   La fuente de información actualizada sobre innovación en entornos críticos de más alta calidad  

En la actualidad las condiciones y necesidades para una operabilidad óptima han aumentado, lo que subraya la importancia de:

  • Seleccionar los perfiles adecuados para la asignación de funciones.
  • Proveer las condiciones mínimas necesarias para el desempeño de las actividades.
  • Capacitar de manera clara y continua a los operadores.
  • Mantener un nivel adecuado en el funcionamiento de las tecnologías implementadas.
  • Operar bajo procesos y procedimientos claros y comprensibles.
  • Conocer la posición de cada elemento dentro de la estructura de la organización.
  • Supervisar de manera continua las actividades que se realizan dentro y fuera de la compañía.

Estas prácticas no solo garantizan la eficiencia operativa, sino que también fortalecen la capacidad de la organización para adaptarse a los cambios y enfrentar los desafíos del entorno tecnológico y operativo actual.

Infraestructura y tecnológica en la actualidad de los centros de control

Los centros de control deben cumplir con las demandas de seguridad de una organización mediante la supervisión en tiempo real de operaciones y procesos y para ello es fundamental contar con protocolos claramente establecidos que guíen las actividades de los operadores. Además, es importante que el recurso humano trabaje en un entorno con condiciones laborales que motiven y favorezcan el desempeño de sus funciones.

Por todo ello se requiere de tecnología que esté en las diferentes industrias de los centros de control y monitoreo.

Hace unos años sólo teníamos al alcance monitores de tamaños pequeños o estándar de 19”, 24”,27” y poco más, pero hoy en día tenemos disponibles monitores de formatos más grandes, más flexibles, con mayor resolución, mayor frecuencia, profundidades de color, curvos, planos, micas antireflejantes y muchas más características. Así, actualmente un monitor de alta frecuencia responde mejor con los equipos que muestran muchos recursos gráficos en pantalla pudiendo apreciar imágenes más naturales y claras.

Control unificado en el puesto operativo

Con el avance tecnológico de la información, los espacios de trabajo, los monitores y la tecnología en general se ha vuelto cada vez más demandado el control unificado de los sistemas, siendo esencial contar con espacios diseñados específicamente para la visualización y el monitoreo de riesgos o emergencias en un país, estado o compañía.

⇒ ¿Quieres saber más sobre el control unificado de los sistemas? Sigue leyendo la segunda parte del artículo aquí. ¡No te la pierdas! ⇐

Noticias relacionadas

Contacta con nosotros y solicita más información

Scroll al inicio